Página principal

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El perro es el mejor amigo del hombre,

 

el hombre, a veces, es su peor enemigo.

 

Av. Venustiano Carrranza 79 · Cuautepec Barrio Bajo · Del. Gustavo A. Madero, México, D.F.

Tel.: 53.69.96.52 (sólo sábados)

Cel.: (044 55) 91.43.52.84

contacto@properro.org y properroac@yahoo.com


Principio Misión Instalaciones Cómo ayudar Artículos

 

 

¡Rescate en la Avenida Central!

Cada vez que en ProPerro se recibe una solicitud de ayuda para hacer un rescate en vía rápida, nos inquieta mucho pensar si lo lograremos.

Este domingo 29 de junio recibimos un llamado de auxilio de la Sra. Luz María Pacheco Marín, protectora independiente, para rescatar a tres perros que llevaban más de un mes atrapados en dicho camellón y sin posibilidad de salir de ahí por el intenso tráfico de la Avenida Central (Metro Tecnológico, cerca de Ciudad Azteca).

Partimos Lorena y yo para reunirnos con Luz María y que nos indicara el lugar exacto donde se encontraban los perros. Antes me comuniqué con Roberto Loyola, quien además de ser un gran amigo, es protector de toda la vida y "papá" de cerca de 80 perros. Por su mucha experiencia y, además, por ser un corredor de velocidad, supe que su ayuda sería muy útil.

Al llegar y luego de lograr atravesar la vía rápida, empezamos a buscar a los perros. En el camino fuimos encontrando osamentas de perros, que murieron de hambre y sed. Al fondo vimos echados a dos perros: una hembra, cruza de labrador, y un macho tipo akita. Los dos estaban muy agresivos y con la suficiente vitalidad como para no dejarse atrapar. Para ese momento estábamos en el camellón la Luz María, Roberto y yo.


Del otro lado se quedaron Lorena y otra señora (amiga de Luz María y quien facilitó su camioneta para transportar a los perros), para tratar de atrapar a un maltecito que habíamos visto cuando nos aproximábamos al lugar y que parecía en mal estado y con la intención de atravesar la avenida.

Después de casi tres horas logramos detener a la hembra labrador. El macho nos costó más trabajo, pero finalmente lo logramos. Se defendió mucho y no parecía dispuesto a ceder, por lo que tuvimos que tranquilizarlo con Xylazina. Una vez adormecido, lo cargamos hasta la camioneta, donde nos esperaban Lorena y la señora, que ya habían atrapado al maltecito.

Desafortunadamente no logramos atrapar a otro maltés negro que estaba del otro lado del camellón. Al vernos, corrió tan rápido que ni Roberto con su gran sprint logró alcanzarlo. Esperamos que se agote un poco más para poder atraparlo en los próximos días.

Después de las varias horas de lucha, terminamos más que muertos, pero con la gran satisfacción de que habíamos "limpiado" la Avenida Central de perros que tenían mucho tiempo viviendo en peligro constante y que, muy probablemente, morirían de hambre y sed, como esos muchos otros de los que queda su osamenta como recuerdo de la crueldad de los "humanos" que los fueron a arrojar a esa trampa mortal, el día que se aburrieron de tenerlos en su familia.


Y para cerrar con broche de oro, ya casi de salida, en las escaleras del metro Lorena y yo nos "topamos" con un hermoso cachorro que a cada persona que pasaba le pedía que lo llevara con ella, moviendo enérgicamente su hermosa e inocente cola. En este caso no se trató de una "captura", pues el propio cachorro nos pedía que lo lleváramos, pero sí fue un final muy feliz, ya que Roberto Loyola, con su gran corazón, aceptó llevárselo en su auto y buscarle un hogar.

Por último, la señora Luz María también quedó de recoger al día siguiente a un hermoso pastor alemán que se encontraba lastimado (después de haber sido atropellado) y muy abandonado, en un lote que pronto será vendido. Este hermoso y noble perro pronto tendrá un hogar con cariño y cuidados, gracias al corazón incansable y generoso de Luz María.

A pesar de que nos quedó la "espina" del maltecito negro que no pudimos atrapar, fue un día precioso. Imagínense, tuvimos la oportunidad de poner en práctica la compasión rescatando a cinco seres que necesitaban ayuda urgente.

Es cierto que esta actividad de la protección animal muchas veces nos pone muy triste el corazón, pero hay momentos como éste en el que la recompensa es tan grande, que toda aquella tristeza queda atrás.

Lorena Murillo

Antemio Maya Pindter


Los invitamos a que vean algunas fotografías de este rescate en: http://picasaweb.google.com/properroac/RescateEnAvCentral